El acusado, de 22 años de edad, a su llegada a los juzgados de Manacor una semana después de producirse la brutal agresión.  | Alejandro Sepúlveda

21

Mohamed Youb estuvo aferrándose a la vida más de cuatro meses. Desde el 21 julio de 2021, fecha en la que recibió una brutal paliza en Cales de Mallorca, hasta el 26 de noviembre, que falleció en el hospital de Son Espases. La Fiscalía pide para el agresor doce años de prisión como autor de un delito de homicidio y que indemnice a los padres con 168.000 euros en concepto de responsabilidad civil. El juicio está previsto que se celebre próximamente en la Audiencia Provincial de Palma.

Según el relato del Ministerio Público, los hechos tuvieron lugar sobre las 00.45 horas en un aparcamiento de la calle Romaguera. El imputado, que se encuentra en prisión por estos hechos, se encontró con la víctima, que iba acompañado de un amigo, y le recriminó que estuviera hablando con su mujer. En ese momento se inició una discusión entre ambos y el procesado le propinó un fuerte puñetazo a la altura de la sien a Mohamed, que perdió el conocimiento y cayó al suelo. Una vez en el pavimento le pisó fuertemente la cabeza contra el piso.

Noticias relacionadas

La Fiscalía asegura que el joven era consciente de que podía acabar con la vida del chico, como así fue finalmente. La víctima sufrió un traumatismo craneoencefálico grave con lesiones óseas, vasculares y viscerales. Estuvo debatiéndose entre la vida y la muerte en el hospital, hasta que el 26 de noviembre, algo más de cuatro meses después de ser agredido, falleció.

El hermano del marroquí agredido brutalmente en Cales de Mallorca pide justicia para Mohamed.

Mohamed Youb, la víctima de la paliza mortal. Foto: CEDIDA POR LA FAMILIA

Tras conocerse la brutal agresión, la Policía Nacional inició la búsqueda del sospechoso, que, cercado por los agentes y por la presión social, se entregó seis días después del suceso en la comisaría, acompañado por su abogado, Miguel Ángel Ordinas. Estuvo escondido todo ese tiempo. Tras declarar ante el juez de guardia, se ordenó su ingreso en la cárcel. La acusación particular eleva la petición de prisión para el procesado hasta los 22 años al calificar lo ocurrido de asesinato con alevosía y que indemnice a los padres y a los tres hermanos en la suma total de 190.000 euros.