El acusado, durante el juicio que tuvo lugar el pasado abril en la Audiencia de Palma.  | Alejandro Sepúlveda

2

La Audiencia ha condenado a cinco años de cárcel a un hombre por violar a una excompañera de trabajo en un piso de Palma. El procesado deberá indemnizar a la víctima con 3.000 euros por el daño moral. Los hechos ocurrieron el 9 de junio de 2020, según la sentencia. El acusado salió a cenar con su pareja y la perjudicada. Más tarde se reunieron con otros amigos y estuvieron tomando copas por el Paseo Marítimo hasta que decidieron acudir al domicilio que el enjuiciado compartía con su novia. Una vez allí, siguieron bebiendo y escuchando música. La denunciante se encontraba inconsciente y se quedó a dormir en el cuarto de invitados.

El hombre la acostó vestida y la tapó. Un amigo de la pareja se fue a su casa y el acusado y su novia se fueron a dormir. El procesado, sabiendo que no era posible que la mujer se despertara por la gran cantidad de bebida ingerida, aprovechó para violarla. La fiscal Lidia del Valle preguntó al hombre por el ADN que se encontró en la ropa interior de la víctima. Dijo que tuvo relaciones antes de esa noche a escondidas de su pareja.

Los jueces no le creen. «Ha querido hacer ver al tribunal que la mujer ha guardado una ropa interior con restos de semen de una relación que había ocurrido una semana antes y que ha actuado movida por celos o por venganza».