Agentes del Grupo de Crimen Organizado durante uno de los registros. Foto: Alejandro Sepúlveda | ALEX SEPULVEDA

0

La operación antidroga iniciada este pasado martes en diferentes puntos de Palma avanza con paso firme y decidido. El número de detenidos aumenta a doce y los agentes del Grupo de Crimen Organizado se han incautado de algo más de tres kilos de cocaína de gran pureza. De forma simultánea, los agentes practicaron un total de diez registros domiciliarios en diferentes puntos de la capital balear. Entre otros, en las calles Felanitx (Son Ferriol), Sud, 328 (polígono de Levante) y San Vicente de Paul. La causa se encuentra bajo secreto de sumario y por ese motivo el hermetismo policial es máximo. Estos registros son la culminación de una exhaustiva investigación policial contra una banda internacional de narcotraficantes.

Según fuentes próximas al caso a las que ha tenido acceso este periódico, el inicio de esta investigación arrancó a principios del mes de abril en el Port de Palma en una actuación policial adelantada en exclusiva por Ultima Hora. Agentes de la Policía Nacional procedieron a la detención de un hombre, de origen colombiano de 40 años de edad, cuando trataba de introducir 1,7 kilos de cocaína en Mallorca. El hallazgo se produjo, de forma casual, durante uno de los múltiples controles policiales aleatorios que se realizan a diario en el tráfico de personas y vehículos en el Port de Palma. Los agentes, al detectar un comportamiento extraño en el conductor le dieron el alto. El hombre se puso muy nervioso y trataba de evadir las preguntas de los agentes en todo momento. Este hecho, aumentó más si cabe las sospechas.

Noticias relacionadas

En el asiento del copiloto se localizó un compartimiento secreto y, dentro del mismo, perfectamente caleteada y envasada de forma hermética para no peder las propiedades, un paquete con la droga. Una vez se procedió a la inspección detallada del turismo, se procedió a su formal detención acusado de un delito de tráfico de sustancias estupefacientes. El arrestado es un varón que lleva varios años residiendo en Palma, casado y con dos hijos. Además, el ahora detenido sufría una incapacidad que le impide realizar según que tipos de trabajo. Además, hasta la fecha carecía de antecedentes policiales. El colombiano, fue asistido en primera instancia por los letrados Pedro Horrach y David Salvà.

A partir de ese instante, los investigadores estiraron del hilo y este martes se produjo la fase de explotación de la operación.