0

Dos personas han fallecido este jueves tras una explosión registrada en la planta de biodiésel de Calahorra (La Rioja), situada en el polígono El Recuenco. El Ayuntamiento de Calahorra ha acordado desalojar los polígonos industriales El Recuenco y Tejerías ante el riesgo de que se produzcan nuevas explosiones, ha detallado a Efe el primer teniente de alcalde, Esteban Martínez. Ha añadido que se desconocen las causas del suceso y ha pedido a la población que no se acerque al lugar, para dejar trabajar a los servicios de emergencias desplazados, entre ellos, dotaciones sanitarias, bomberos, Guardia Civil y Policía Local.

La deflagración ha producido una densa capa de humo negro que, en principio, no es perjudicial para la población, según Martínez. La Delegación del Gobierno en La Rioja ha detallado, en una nota, que a las 12:55 horas se ha recibido el aviso del SOS Rioja 112 por unas explosiones producidas cerca del parque de naturaleza Tierra Rapaz. Los servicios de emergencias que han acudido al lugar del suceso han confirmado el fallecimiento de dos personas y han evacuado la planta de biodiesel. Además, se han movilizado todas las patrullas disponibles hasta el lugar, ya que había 250 niños de excursión por las inmediaciones, quienes se encuentran bien y a los que se ha trasladado fuera de la zona.

El director de Tierra Rapaz, Luis Lezama, ha detallado a Efe que los niños visitantes al parque procedían de colegios de Zaragoza y Calahorra y han sido evacuados «en tiempo récord». Ha explicado que han llegado dos autobuses desde Calahorra para trasladar a los escolares fuera de las instalaciones, situadas a medio kilómetro del lugar de la explosión. Lezama ha indicado que hay bastante humo en las inmediaciones, pero no ha llegado a «Tierra Rapaz» porque el viento lo traslada en otra dirección. La presidenta del Gobierno de La Rioja, Concha Andreu, tiene previsto visitar la zona del suceso.

Desde el consistorio de Calahorra insisten a la ciudadanía «que desalojen los polígonos por la existencia de riesgo de explosión». De hecho se ha ampliado el perímetro de seguridad hasta más de 1 kilómetro por el peligro de que las llamas alcancen algún depósito aledaño.