El delincuente sustrajo el vehículo el pasado viernes sobre las 15.15 horas. | Redacción Sucesos

Un plan con fisuras desde el principio. La Policía Nacional detuvo el pasado viernes por la tarde a un hombre, de nacionalidad nigeriana, por sustraer un camión en Mercapalma con el que intentó cargar mercancías en el almacén de una cadena de supermercados. Fueron los trabajadores del establecimiento los que sospecharon del comportamiento del hombre, ya que les mostró un informe de recogida de hacía varios días y se presentó fuera del horario habitual. Los hechos, según fuentes judiciales, se remontan a las 15.15 horas del pasado viernes.

El delincuente accedió a pie al interior del espacio de Mercapalma. Una vez allí observó un camión de una empresa de transporte de mercancías que se encontraba abierto y tenía las llaves en uno de los asientos. No se lo pensó. Se subió, arrancó el vehículo, un Mercedes Atego, y se marchó de allí. Poco después se percató que había un albarán de una cadena de supermercados y allí se dirigió con el objetivo de hacerse con distintas cajas de fruta y carne.

Al llegar al muelle de carga del establecimiento, su comportamiento llamó la atención de los empleados, que avisaron a los miembros de seguridad. Mostró un informe de recogida que estaba fechado el 5 de abril, diecisiete días antes del día en cuestión. Desde el almacén se pusieron en contacto con la empresa de transporte para comunicarle sus sospechas. Uno de sus responsables les dijo que hacía unos minutos habían notado que les faltaba un camión y les comunicó que se dirigía hacia allí para verificar si quien se hacía pasar por uno de sus empleados mentía o no. Y confirmó que el hombre no era trabajador de su empresa. Ante esa situación avisaron a la Policía Nacional, que envió una patrulla. El sospechoso, de 45 años, quedó arrestado en el mismo lugar, ya que fue retenido por los vigilantes, como autor de un delito de    hurto de uso de vehículo.

El apunte

Un delincuente con una larga lista de antecedentes

El hombre arrestado por la Policía Nacional el pasado viernes acumula una larga lista de arrestado en los últimos años que se remontan a 2001 en Melilla. En la capital de España fue apresado en 2012 por falsificar tarjetas de crédito. Poco más tarde, empezó a acumular varias condenas en distintos juzgados de lo Penal. Años más tarde se trasladó a Palma y aquí ha ido engrosando el número de veces que ha pisado los calabozos de la policía. Por este último delito quedó libre tras declarar ante el magistrado de guardia en los juzgados de Vía Alemania.