El procesado, este martes, en una sala de lo Penal de Vía Alemania. | Juan P. Martínez

10

Se enfrenta a una petición de seis años de cárcel. Está acusado de provocar un grave accidente en la carretera de Andratx y darse a la fuga la tarde del 1 de julio de 2018. En el siniestro resultó herido de gravedad un motorista, que quedó postrado en una silla de ruedas con lesiones cerebrales. Este martes, en la primera sesión del juicio, el imputado negó haber actuado de manera imprudente al volante de su Ford Ka y apuntó a dos motociclistas con los que tuvo un altercado previo. «Mi mujer no paraba de repetirme ‘nos van a matar, nos van a matar’», relató ante la juez.

Discusión

Lo que acabó en el grave siniestro empezó minutos antes con una discusión de tráfico. El procesado, de 63 años, se incorporó a la carretera de Andratx procedente de Peguera y, según la acusación pública, no respetó el ceda al paso. Por ello estuvo a punto de colisionar con tres motoristas que iban en su misma dirección. Y eso provocó un intercambio de gestos mientras circulaban. «Al incorporarme no vi a las motos. Dos de ellos empezaron a amenazarme y uno me rompió un retrovisor de un manotazo. Yo no quise embestir a nadie», dijo. Instantes después un volantazo suyo hizo caer a uno de los motoristas, cosa que rechazó. «Se puso a mi lado, me dio una patada y luego la perdí de vista», subrayó.

Ese motorista acabó en el suelo. Un coche que venía de frente pudo esquivarlo pero un ciudadano alemán subido a una Honda CBR 500 no corrió la misma fortuna y terminó saliendo despedido y estrellándose con el anterior coche. El acusado defendió durante la vista que no huyó del lugar. «No vimos el accidente, no vimos nada. Estuvimos un buen rato mi mujer y yo en estado de pánico por lo que nos sucedió con los motoristas. Pasado un rato nos enteramos por las noticias de lo que había pasado», explicó. Dos de los motociclistas implicados en el altercado de tráfico declararon también como acusados, aunque el Ministerio Público los exculpa. Ambos relataron cómo el principal procesado «frenaba, aceleraba, frenaba y aceleraba» y realizaba de manera continua «movimientos a derecha e izquierda». Asimismo recordaron también la imprudencia al saltarse el ceda al paso, que fue lo que provocó todo lo demás.

La víctima, para el que la Fiscalía pide una indemnización de más de 700.000 euros, dado su estado se limitó a asentir a preguntas de su abogada. El juicio continúa este miércoles.