El procesado, durante el juicio celebrado en Palma. | Redacción Sucesos

5

Un joven de 21 años se enfrenta a una pena de multa de 3.960 euros acusado de abusar sexualmente de la novia de un amigo en mayo del pasado año. El imputado, de nacionalidad española, negó los hechos durante el juicio celebrado en Vía Alemania y que lo que hizo «fue todo consentido».

Los hechos juzgados se remontan a la noche del 15 de mayo de 2020. Un grupo de jóvenes decidió celebrar el fin del confinamiento en casa de una chica. A la fiesta acudieron, entre otros, la perjudicada con su novio, que invitó a un amigo.

Cuando llegó el momento de poner fin a la velada, cuatro de los participantes decidieron quedarse a dormir. Juntaron dos camas. En una de ellas estaba la perjudicada con su novio. Y en la otra el acusado con otra chica. «Me desperté y le vi besándome y con la mano dentro de mi zona íntima», relató entre lágrimas ante la jueza la chica. Y añadió que horas después «no sabía si era un sueño o no». Durante la vista, la joven recordó que el procesado se burló de lo ocurrido contándoselo a un amigo en común.

La denunciante tuvo que acudir a una psicóloga, que le animó a denunciar al procesado. «Tardé en hacerlo porque no estaba preparada para explicar esto», apuntó. El novio de la víctima, examigo del imputado, explicó a la magistrada que cuando su pareja le contó lo ocurrido «fue un golpe duro, no me lo esperaba», subrayó. Asimismo relató que el procesado le pidió perdón llorando por lo ocurrido a través de un audio de Whatsapp.

La Fiscalía pide, además de la multa, que el acusado indemnice a la perjudicada en 900 euros.