El investigado, durante una entrevista emitida en un programa de Cuatro.    | MEDIASET

27

El supercontagiador de COVID de Manacor no lo hizo adrede. El juzgado ha archivado la causa contra el hombre que fue detenido por provocar un macrobrote con 22 personas infectadas, entre ellas tres bebés. Estuvo acusado por un delito de lesiones. El juez de Instrucción número 1 de la ciudad concluye que el investigado desconocía que fue positivo durante cuatro días. El sospechoso fue despedido del Forn Can Tòfol, donde trabajaba desde hacía 14 años, a raíz de lo ocurrido.

Los hechos se remontan a finales del pasado enero. El propietario del horno lo denunció por supuestamente haber contagiado a propósito el virus a varios trabajadores.

Noticias relacionadas

La Policía Nacional abrió una investigación y tras recabar diferente información del IB-Salut detuvo al hombre, de 40 años, en abril. El arrestado negó en el programa de televisión Cuatro al día que hubiera actuado a conciencia: «¿Cómo voy a tener intención de contagiar el virus a personas? Es absurdo».

Síntomas

«No hay constancia de que el denunciado supiera que había sido contacto estrecho con un positivo», indica el juez en el auto. El investigado acudió el 25 de enero al centro de salud por síntomas, pero dio negativo en el test de antígenos y no le dijeron que tenía que aislarse. El 28 volvió y le hicieron una PCR. Al día siguiente le comunicaron que dio positivo y le explicaron que tenía que realizar cuarentena hasta el 4 de febrero. La mañana del 29, el hombre comunicó la situación a su empresa y no acudió a trabajar en los días siguientes.

«El contraste entre los hechos relatados en el atestado y el contenido del informe recabado impide considerar indiciariamente que el denunciado, deliberadamente o por imprudencia, rechazara adoptar las medidas de aislamiento, que no se le pautaron hasta el 29 de enero».

El apunte

La historia llegó a las páginas del periódico ‘The New York Times’

El caso del supercontagiador detenido en Manacor llegó a las páginas de ‘The New York Times’. «La policía española arresta a un hombre por contagiar el coronavirus a 22 personas», titulaba el periódico. El diario argentino ‘Clarín’ también se hizo eco de la noticia: «Fue a trabajar con 40 grados de fiebre y no dijo nada: contagió a 22 personas de COVID-19.» Agentes de la Policía Nacional detuvieron al hombre el pasado abril como presunto autor de un delito de lesiones.Los agentes sostenían que era consicente de que ponía en riesgo la salud de otras personas. Ocho de los contagiados fueron contactos suyos directos –cinco en su lugar de trabajo y tres en el gimnasio– y 14 indirectos. El abogado del sospechoso, Miquel Fiol, pidió que se archivara la causa y el juez le ha dado ahora la razón.