Cuchillos y tijeras utilizados por el agresor. | Redacción Sucesos

9

Situación límite y desesperada en la barriada de Verge de Lluc de Palma. Agentes del Cuerpo Nacional de Policía han detenido a un hombre, español de 45 años, acusado de intentar agredir a su propia madre y hermana con un cuchillo y unas tijeras.

Los hechos tuvieron lugar, a las 18:30 horas del pasado miércoles, tras recibir la sala del 091 varias llamadas dando cuenta de una riña familiar y de la presencia de un hombre que estaba muy alterado y violento con sus familiares. Rápidamente, varias unidades llegaron al lugar de los hechos y mientras estaban subiendo por las escaleras escucharon gritos de auxilio y golpes que venían del citado domicilio. Al mismo tiempo, los vecinos no paraban de gritar: «va a apuñalar a su madre, la quiere matar».

Los policías accedieron a la vivienda y observaron cómo los familiares estaban reteniendo al sospechoso en la cocina con la puerta cerrada, quien llevaba unas tijeras en una mano y un cuchillo en la otra. Los funcionarios policiales bloquearon la puerta para que las mujeres se alejaran del lugar a una zona segura. Mientras tenían la puerta bloqueada, el ahora detenido rompió el cristal de un puñetazo sufriendo lesiones.

Acto seguido, salió de la cocina ensangrentado y con las armas en la mano realizando aspavientos con el cuchillo y tijeras. Los agentes trataron de tranquilizarlo, pero en un momento dado, el hombre se dirigió hacia el comedor, donde se encontraban su madre y hermana para agredirles. Finalmente, uno de los policías desenfundó su arma para frenar esa situación ya que también se abalanzó contra ellos. Al ver la pistola que le estaba encañonando, el sospechoso se detuvo, pero sin soltar el cuchillo y las tijeras.

En un momento de descuido, otro policía con la defensa policial le golpeó en una de las manos para que soltara las tijeras y cuando bajó los brazos, se lanzaron sobre él reduciéndolo con la fuerza estrictamente necesaria.

Tras las gestiones realizadas, se comprobó que se trata de una persona que de forma habitual amenaza a sus familiares, especialmente a su madre. La fuerza actuante tuvo conocimiento que antes de su llegada, el arrestado intentó clavarle las tijeras a un familiar realizando varios agujeros en la pared. Un amigo del acusado intentó mediar para evitar la agresión y sufrió una herida en el muslo derecho con el cuchillo.

Tras pasar una noche en los calabozos, el juez de guardia lo dejó en libertad con cargos y una orden de alejamiento de 50 metros.