La Policía Nacional está investigando el caso del intento de secuestro en Palma. | Archivo UH

22

La Policía Nacional ha constatado un aumento de la psicosis entre padres de Palma tras el supuesto intento de secuestro de una niña de cinco años en la barriada de Son Forteza, que los agentes siguen intentando aclarar.

En los últimos días, algunas madres han contactado con el 091 para denunciar otros casos similares, aunque todo parece que se trata de simple alarma social.

Una mujer, por ejemplo, llamó el otro día muy angustiada a la sala del 091 porque su hija no aparecía y temía que la hubieran secuestrado. Un coche Zeta acudió al edificio y resultó que la adolescente estaba en la escalera, charlando tranquilamente con una amiga y por eso no había entrado en su casa.

Noticias relacionadas

Una mujer también denunció el jueves que un joven muy mal vestido intentó llevarse a su hija de dos años cuando ambas caminaban por la calle Blanquera.

Desde la Jefatura palmesana se quiere mandar un mensaje de tranquilidad a los padres, en el sentido de que no hay indicios de que un pervertido esté intentando llevarse a niños por la fuerza en la capital balear.

Los agentes reconocen que en el caso de Son Forteza, adelantado en primicia por Ultima Hora, un joven con una braga en el rostro subió a su patinete eléctrico a una niña de cinco años que caminaba con su madre, pero no tienen claro las motivaciones. «Podría haber sido incluso una broma de ese chico, que ahora seguro que no se entrega por miedo a que no le creamos. Tenemos abiertas varias líneas de investigación y el Grupo de Atracos está realizando numerosas gestiones», explicaron fuentes de Jefatura.