El autor confeso del crimen de sa Pobla tras su detención. | Atienza

Ali Khouch, el marroquí que mató a su mujer embarazada y a su hijo en sa Pobla, aguarda en la cárcel que la Fiscalía califique los hechos y se determine la fecha de juicio. Arrepentido de lo que sucedió en la casa familiar el último 17 de mayo, el preso se manifiesta «hundido» y «abatido» por sus actos, los que acabaron con la vida de la mujer que había vuelto a darle una nueva oportunidad y un menor de tan solo siete años. En ningún momento negó los hechos, acabó con la vida de ambos, los estranguló, pero no recuerda nada más porque iba muy drogado.

El crimen de sa Pobla estaba ya marcado por los malos tratos, por separaciones y reconciliaciones; la última hacía escasos meses. Fue entonces cuando la víctima se quedó embarazada.

Ali Khouch mató a su mujer y a su hijo. Descubrió los cuerpos un niño de tan solo trece años que fue quien puedo colarse por un ventanuco de la vivienda. Horas antes, el asesino confeso había enviado mensajes de WhatsApp a su cuñado y a un hermano contándoles que había acabado con la vida del pequeño y su pareja. La escena que se encontraron fue dantesca. Estaban los cuerpos en el suelo, a dos metros el uno del otro, en la sala, boca abajo. Habían sido estrangulados.

Después, el agresor, de madrugada, condujo hasta Palma y se desvió a Son Banya, en busca de cocaína. Al día siguiente se entregó a la Guardia Civil.