La vista por el presunto delito de lesiones imprudentes se celebró semanas atrás en Vía Alemania. | ALEX SEPULVEDA

0

Un juzgado de lo Penal ha absuelto a un dentista de Palma acusado de causar lesiones a una paciente en 2018. La defensa de la perjudicada solicitaba para el odontólogo, defendido por el abogado Javier Morente, tres años de prisión y una indemnización de 31.008 euros. Los hechos que fueron objeto de juicio se remontan al mes de febrero. En esas fechas la denunciante acudió a una clínica dental para realizarse un tratamiento, así como diversos implantes que tiempo después se complicaron y le causaron lesiones.

Tal y como señala la magistrada en la sentencia, durante la vista quedó probado que el acusado «ofreció a la paciente información suficiente para decidir los tratamientos a seguir, un presupuesto, y firmó el consentimiento informado», señala.

El procesado llevó a cabo la extracción de la muela del juicio así como de dos piezas, diferentes endodoncias y colocó tres implantes. Al mes siguiente realizó un injerto de hueso liofilizado. Según el fallo no consta que esta intervención provocara una infección, tal y como sostuvo la mujer. Como tampoco se pudo certificar que el imputado colocara varios implantes con el hueso injertado dañado.

La sentencia recoge que el dentista «actuó correctamente, al seguir los protocolos habituales en la colocación de implantes y sus complicaciones».