Imagen de archivo de una actuación de la Policía Local de Palma. | Redacción Sucesos

14

Un menor de 16 años de un centro tutelado fue detenido dos veces en menos de una hora en Palma el pasado viernes por un intento de robo y por tirar piedras a un local, desde donde sospechaba que habían avisado a la policía cuando fue arrestado por primera vez.

El suceso tuvo lugar sobre las 23.00 horas. Un agente de la Policía Local de Palma que se encontraba fuera de servicio fue testigo del intento de robo de un joven en las proximidades del establecimiento donde se encontraba. Los vecinos observaron a un chico que rompía la luna de un coche para entrar a robar y sus gritos pusieron en alerta al funcionario.

El agente salió tras él, lo retuvo y comprobó que el delincuente era un menor de un centro tutelado. Se avisó al lugar donde reside y desde ahí le informaron que eran de régimen abierto y que los adolescentes podían entrar y salir cuando quisieran. A pesar de ello, el chico fue trasladado al lugar de internamiento y se les explicó a los educadores lo ocurrido.

Minutos más tarde, una llamada al 092 alertaba de que había un chico tirando piedras a un local. Era el mismo donde se encontraba el agente fuera de servicio. El joven creía que fue desde allí desde donde avisaron que estaba robando dentro del coche. Y de nuevo fue arrestado.