El acusado, este viernes por la mañana, en una sala de lo Penal de Vía Alemania.  | Juan P. Martínez

3

Poco después de reconocer los hechos ante la jueza quiso pedir disculpas al propietario del estanco de la calle Blanquerna donde el pasado 26 de junio protagonizó un violento asalto. «No recuerdo nada, pero me han dicho antes que era usted la víctima y me ha venido a la cabeza mi madre, quiero pedirle perdón por todo». El hombre las aceptó.

Minutos antes se había declarado autor de un delito de robo con violencia, atentado y dos leves de lesiones. Aceptó dos años de prisión, donde se encuentra desde que ocurrieron los hechos. La Fiscalía apreció el atenuante muy cualificado de embriaguez y reparación del daño, ya que antes del juicio indemnizó en parte al perjudicado, asistido por la letrada Margalida Sansó.

El imputado, de 30 años y nacionalidad española, acudió al estanco a las 9.15 horas del día 26 de junio y pidió al dueño una cerveza de litro. Cuando este le contestó que no tenía enfureció. «Eres un hijo de puta, aquí tienes cervezas», le dijo mientras apuntaba a la nevera. En ese momento el propietario le invitó a abandonar el local y el acusado le golpeó dándole puñetazos en la cabeza. El delincuente se marchó con dos latas de cerveza, pero antes rompió la maneta de la nevera y amenazó de muerte al dueño. «Te voy a matar para que escarmientes», le soltó.

Instantes después fue localizado en las inmediaciones por la policía, que sufrió la ira del joven cuando le pidieron que se identificara. A los agentes también les amenazó y uno de ellos recibió patadas y puñetazos.

Inicialmente la Fiscalía solicitaba para el acusado, defendido por Rafael Llompart, seis años de prisión. Tras un acuerdo entre las partes la pena quedó fijada en dos años. Además se le ha impuesto una orden de alejamiento y comunicación sobre el perjudicado y tendrá que indemnizarle a él y al agente herido.