Operarios de Emaya y agentes de la Policía Local de Palma en uno de los edificios donde se defraudaba agua.

8

La Policía Local de Palma, a través del GISD (Grupo de Investigación y Seguimiento de Denuncias), ha identificado a 120 personas en distintos edificios del barrio de Son Gotleu por alterar los contadores de agua y defraudar así a Emaya.

La investigación se inició tras el aviso de Emaya del consumo elevado en algunas viviendas. Como ya se había detectado casos idénticos en la zona, rápidamente se supo cuál era el motivo tras el cual se le había disparado la factura a los propietarios afectados.

Así, días atrás se personaron en los edificios empleados de Emaya acompañados de la Policía Local para hacer las pertinentes comprobaciones e identificar a los vecinos sospechosos de piratear los contadores para no hacer frente a la factura del agua.

Los agentes cortaron el suministro a más de centenar de viviendas que habían defraudado.