El hombre fue juzgado en Vía Alemania. | A. Sepúlveda

2

El propietario de un restaurante de Cala d’Or ha sido condenado por abusos sexuales continuados a una camarera menor de edad. El hombre, que ha indemnizado a la víctima con 2.000 euros por los daños morales, se declaró culpable en el juicio y aceptó una multa de 3.780 euros. La jueza tuvo en cuenta la circunstancia atenuante de reparación del daño. El encausado no podrá acercarse a menos de 500 metros ni comunicarse con la víctima durante un plazo de cinco años.

Los hechos por los que fue juzgado se produjeron entre los meses de junio y julio de 2019. El dueño del establecimiento, de 42 años, aprovechó para manosear a la camarera «en multitud de ocasiones».

El acusado le daba abrazos, besos en el cuello y le tocaba los pechos y las nalgas por encima de la ropa sin el consentimiento de la adolescente, que tenía 17 años. La perjudicada le decía que parase, pero el hombre continuaba. El 7 de julio, el hombre y la víctima realizaron una excursión en barco con otros empleados del restaurante.
El procesado le dio varios abrazos por detrás y puso los brazos justo debajo de los pechos de la menor. A continuación, le tocó por debajo de la parte inferior del bikini.

Actitud cariñosa
El hombre fue detenido y negó los hechos en el juzgado de Manacor. Explicó que fue una venganza de la camarera porque le pidió que realizara un turno continuo y ella no quiso.
La adolescente, por su parte, relató que tras dos semanas en el restaurante su jefe empezó a adoptar una actitud demasiado cariñosa.