Imagen de uno de los regulares controles a la entrada del polígono de Son Castelló. | A. Sepúlveda

15

Nuevo dispositivo policial para intentar acabar con los botellones en Palma. La Policía Local, en colaboración con la Policía Nacional, ha levantado estos dos últimos días un total de 68 actas, la mayoría por beber en la calle. La policía ha vuelto a constatar que en los polígonos industriales ya no se reúne gente para ingerir alcohol de madrugada, por lo que en esa zona lo dan por erradicado.

Según ha informado esta mañana la Policía Local, los controles se han centrado en la Platja de Palma, Paseo Marítimo, Santa Catalina y Sant Magí, así como sa Faixina y la plaza Gomila. Los agentes han podido confirmar que en la zona de Na Burguesa ya no se agrupan jóvenes.

Durante el dispositivo se han controlado un total de 209 vehículos, de los que a 10 se les ha levantado acta por distintas infracciones. Estas se suman a las 68 por hacer botellón.

Asimismo también se ha paralizado la actividad de un local de Palma que superaba la concentración máxima de ppm permitida -concentración de dióxido de carbono-. Ya que tenía 3000 cuando lo máximo permitido son 800.