La policía tuvo que cargar contra más de 500 turistas borrachos que habían cortado la calle de Punta Ballena. | Michel's

85

Tolerancia cero contra los incívicos. Un amplio dispositivo policial integrado por agentes de la Policía Local de Calvià y de la Guardia Civil tuvieron que emplearse esta madrugada con contundencia para poner freno a los desmanes de una multitud de turistas borrachos en Punta Ballena.

A las 1.30 horas, coincidiendo con el cierre de los establecimientos del ocio nocturno, algo más de 500 jóvenes, en su mayoría franceses y británicos bajo los efectos del alcohol y sustancias estupefacientes, se congregaron frente a los primeros locales de la principal zona turística del municipio.

Lo que comenzó siendo una fiesta de bailes, cánticos y gritos fue subiendo de nivel hasta que acabó con cortes de calles y decenas de jóvenes golpeando coches e incluso subiéndose sobre ellos. Además, los turistas comenzaron a lanzar botes de gas pimienta provocando picores y problemas de respiración a los transeúntes.

Uno de los momentos de más tensión se produjo cuando un británico, muy borracho, se subió al techo de un turismo en marcha y se cayó al suelo. En ese momento, el resto de turistas comenzaron a zarandear el vehículo y propinar golpes sobre la carrocería.

En ese instante, los agentes no dudaron en hacer una carga policial controlada consiguiendo disolver la concentración y dispersando a los participantes de la misma. Muchos de ellos se refugiaron en la zona de playa y otros en las calles adyacentes. Finalmente, los integrantes del operativo policial realizaron 'barridos' por la arena y consiguieron desalojar a centenares de personas, muchos de ellos haciendo botellón.

Los comerciantes y responsables de los locales del ocio nocturno se muestran muy satisfechos y agradecidos del trabajo policial. «El marcaje para que los jóvenes no consuman alcohol en la calle es máximo. Los policías están muy atentos. Los turistas no pueden ir en bañador y sin camiseta por las calles y tampoco se les permite llevar botellas o vasos de cristal. En cuanto se produce algún altercado o pelea actúan con celeridad y lo único que podemos hacer es darles las gracias», comentan los comerciantes de Punta Ballena.