El arresto fue practicado por agentes de la Policía Nacional.

La Policía Nacional ha detenido en Palma a un senegalés, de 44 años de edad, acusado de un delito de abandono de menores.

Todo comenzó el pasado martes, a las 15.30 horas, cuando dos adolescentes aterrizaron en el aeropuerto de Son Sant Joan procedentes de Francia. A su llegada, las chicas esperaban que su padre las viniera a recoger, pero éste no apareció. Tras numerosas llamadas e intentos por contactar con su progenitor de forma infructuosa decidieron coger el autobús y presentarse en el domicilio familiar.

Negativa

Una vez allí, el padre les negó la entrada en la vivienda a la vez que de forma airada y muy violenta les decía: «Nos os quiero en mi casa. Estoy dispuesto a ir a la cárcel. No os quiero aquí», mientras les daba literalmente con la puerta en la cara.

La menores, de 13 y 17 años, se quedaron muy aturdidas en el rellano de la vivienda con sus maletas de viaje en la mano. Sin dar crédito a lo que estaba sucediendo trataron de contactar con sus familiares en Francia. Las dos jóvenes residen de forma habitual en el país galo en casa de unos amigos de la familia. Su madre, mantiene su residencia en Camerún.

Acto seguido, las adolescentes decidieron acudir a una comisaría de la Policía Nacional para exponer su problema y explicar a los agentes responsables del caso que eran menores de edad y que no tenían lugar donde poder pasar la noche ni residir.

Servicios sociales

Los funcionarios policiales solicitaron la asistencia de trabajadores sociales que se hicieron cargo de ellas. Ambas hermanas fueron derivadas a un centro de acogida. Paralelamente, una patrulla policial se personó en el domicilio del padre, se entrevistó con el mismo y se procedió a su detención por un presunto delito de abandono de menores. El senegalés, no dudó en reconocer los hechos ante los agentes y mostró en todo momento su negativa en hacerse cargo de sus hijas. «No las quiero. No las quiero en mi casa. Me podéis meter en la cárcel», apuntaba el hombre.

El apunte

Hasta dos años de cárcel por abandonar a sus hijas pequeñas

Este delito se regula en el artículo 229 C.P. La acción consiste en abandonar a un menor de edad o persona discapacitada y necesitada de especial protección por parte de una persona encargada de su guarda, al que se castigará con una pena de prisión de uno a dos años. El abandono de niños se produce cuando un padre, tutor o persona a cargo de un niño lo abandona sin consideración alguna por su salud física, seguridad o bienestar y con la intención de dejarlo por completo.