Desde hace meses, la Policía Nacional controla las fiestas ilegales y las zonas de ocio nocturno para evitar la proliferación de estas nuevas drogas. | RAMIREZ

27

Todo el mundo las conoce popularmente como las ‘Fanta naranja’, pero realmente son pastillas de MDMA (éxtasis) capaces de llevar al colapso a los consumidores menos experimentados con un resultado mortal.

El Grupo II de Estupefacientes de la Policía Nacional, en colaboración con la Policía Local de Palma, han conseguido neutralizar esta nueva droga sintética que estaba causando estragos en miles de jóvenes de Mallorca y de Eivissa. Los investigadores han constatado que los integrantes de la organización criminal desarticulada recientemente en Palma, eran los responsables de la distribución de droga en la mayoría de fiestas ilegales de Inca, Palma, Llucmajor, Manacor y en otros tantos municipios de Mallorca. Los tentáculos de la banda también se extendían a Eivissa, lugar donde se habían apoderado del control absoluto del suministro de droga de diseño en las villas privadas y fiestas de la Isla.

Aumento de consumo

Los expertos policiales coinciden en destacar el aumento significativo del consumo de estas pastillas de éxtasis entre los jóvenes en diferentes puntos de Mallorca. «Cuando los chicos consumen este tipo de drogas y no controlan las cantidades puede producirse un colapso. Hay que recordar que hace unos años, en un conocido festival de Palma una chica de 19 años falleció por este motivo», apunta uno de los investigadores.

Noticias relacionadas

La operación policial practicada finalizó con la mayor aprehensión de pastillas de éxtasis, speed, cristal, ketamina y cocaína rosa de la historia de la Isla. Durante el operativo se detuvieron a a dos personas, una de ellas, vinculada al mundo de los Dj de Eivissa. Ambos arrestados, tras ser puestos a disposición judicial, fueron enviados a prisión sin fianza. El desglose final de la droga incautada fue de 21.370 pastillas de MDMA (con un peso de más de 9 kilos), 3 kilos y medio de speed, 3 kilos y medio de cristal, 2 kilos de CB o cocaína rosa, más de 1 kilo de ketamina así como otras sustancias como hachís y 5 kilos de sustancias de corte y adulteración. El precio de la droga en el mercado negro podría superar los 850.000 euros.

La investigación se inició hace unos meses cuando agentes de Policía Nacional en Manacor localizaron un ingente alijo de pastillas de diseño que tenían como objetivo llegar a las diferentes fiestas ilegales que se estaban celebrando durante la pandemia en la capital del Llevant.

La policía controla las fiestas ilegales en chalets y fincas

Las drogas de diseño se distribuyen con cierta facilidad en fiestas ilegales celebradas en chalets y fincas de campo. Desde hace tiempo, la Policía Nacional está rastreando a través de las redes sociales la organización de este tipo de fiestas. Los ‘camellos’ del éxtasis, acuden a este tipo de eventos, con el beneplácito de los organizadores y consiguen vender su producto. El precio de cada pastilla ronda los 20 euros.