El dispositivo montado por la Policía Local de Palma la noche del sábado. | Redacción Sucesos

9

Los botellones languidecen. O al menos en la madrugada del sábado el Paseo Marítimo de Palma no registró la actividad frenética de otros fines de semana. Entre la noche y la madrugada, la Policía del Puerto disolvió tres concentraciones de jóvenes que estaban bebiendo alcohol en plena calle y escuchaban música a gran volumen.

En otros puntos de la ciudad, como la Playa de Palma, sa Feixina, Santa Catalina o los polígonos industriales de Son Castelló y Can Valero, se detectaron también algunos botellones, que fueron igualmente frustrados por los agentes de la autoridad.

También en otros espacios de Palma, como ses Voltes o en el Parc de la Mar, la Policía Local intervino por concentraciones de jóvenes.