El autor de la paliza en Cales de Mallorca, esta mañana, en los juzgados de Manacor. | ALEJANDRO SEPÚLVEDA

15

La jueza ha ordenado el ingreso en prisión del autor de la paliza a un joven en Cales de Mallorca. Christian N., español de 21 años, ha llegado a los juzgados de Manacor a las 9.30 horas con el rostro cubierto por una capucha y custodiado por agentes de la Policía Nacional. La titular del juzgado de Instrucción número 2, Rosa Isern, también ha tomado declaración a un amigo de la víctima que le acompañaba cuando sufrió la agresión, el miércoles pasado a las afueras de un bar.

Una veintena de familiares y amigos de Mohamed, de 29 años y origen marroquí, así como miembros de la asociación A. Maghreb, han acudido a los juzgados de Manacor para pedir Justicia. La pareja del joven detenido y su cuñada también se han presentado en las dependencias judiciales y se han vivido momentos de tensión. La Policía Nacional ha tenido que intervenir para evitar que se enzarzaran.

«Nuestro hermano se está muriendo, ellas no tienen que estar aquí», decían a los agentes los allegados de la víctima, que permanece ingresado en estado grave en la UCI del hospital Son Espases de Palma. «Vaya morro que tenéis», comentaba uno de los amigos del perjudicado dirigiéndose a las jóvenes. «Os vais a acordar, voy a llamar a mi familia», gritaba la pareja del arrestado por la brutal agresión. «Quitaos las gafas y las mascarillas, que os vea», insistía la chica, que finalmente ha abandonado el lugar a petición de uno de los policías.

Noticias relacionadas

Hafid, el hermano de Mohamed, no entiende que no hayan detenido también a las dos mujeres y al hombre que ayudaron a Christian N. a huir en el coche tras dar una paliza a la víctima. «Dejaron a mi hermano inconsciente en el suelo y escaparon», ha lamentado. Los familiares han pedido permiso a Delegación del Gobierno para organizar una manifestación el próximo domingo en la plaza Ramón Llull de Manacor.

La paliza tuvo lugar sobre las 00.50 horas del pasado 21 de julio en el exterior de un bar de Cales de Mallorca. Mohamed, que tiene una discapacidad del 69 por ciento por problemas renales, estaba con un amigo en el interior de local. Christian N. llegó en un coche con dos hombres y dos mujeres. Bajó del vehículo y amenazó a Mohamed porque pensaba que flirteaba con su pareja.

El perjudicado le dijo que no tenía nada con ella, pero el ahora detenido le atacó por la espalda y le golpeó en el ojo con una cadena o un objeto similar. La víctima cayó al suelo, recibió numerosas patadas en la cabeza y quedó inconsciente. El agresor huyó del lugar y estuvo casi una semana escondido hasta que ayer al mediodía se entregó junto a su abogado, Miguel Ángel Ordinas, en la comisaría de la Policía Nacional en Manacor.