El juicio por estos hechos, ocurridos en 2015, se celebró semanas atrás en la Audiencia Provincial de Girona. | Efe

6

La Audiencia Provincial de Girona ha condenado a un hombre, de nacionalidad marroquí, a ocho años de prisión por violar a una mallorquina durante una fiesta de Nochevieja en enero de 2015. Además de la pena de cárcel, indemnizará a la joven, que por aquel entonces tenía 18 años.

Los hechos ocurrieron el 1 de enero de 2015 en la localidad de Blanes, donde la joven pasaba la Navidad. La joven acudió a una discoteca con unos amigos. Pasadas las 6.00 horas se marcharon e instantes después la víctima se dio cuenta de que la faltaba el bolso. Volvió atrás y se topó con el procesado, un magrebí de 27 años. Este le dijo que lo tenía y que si lo quería recuperar debía ir con él a su casa. La chica aceptó.

Una vez en el domicilio del acusado, se descubrió la intención del hombre, más allá de devolverle sus pertenencias. La invitó a ir a su habitación y la joven mallorquina le dijo que no, en ese momento la forzó a entrar a empujones. Poco después le obligó a quitarse la ropa y la violó, al tiempo que le decía que no iba a salir de allí «en toda la noche». Minutos más tarde se repitió la violación.

La chica, horas más tarde, le dijo de ir a desayunar a la calle para intentar escapar. Lo había hecho antes, pero vio que el hombre había cerrado las puertas con llave. Ya fuera de la vivienda, la joven consiguió pedir ayuda y el sospechoso fue arrestado por los Mossos d'Esquadra.

Durante la vista, celebrada semana atrás en la Audiencia Provincial, la víctima relató, no sin dificultad, lo ocurrido. El Tribunal reconoce en la sentencia que concede veracidad a lo explicado en sala por la joven mallorquina.

Además de la prisión, que se sustituye por la expulsión de España durante ocho años, el condenado indemnizará a la joven, que sufre secuelas por lo ocurrido, en 20.000 euros. Inicialmente la Fiscalía solicitaba para el hombre 18 años de prisión.