La intervención de los agentes salvó al joven de morir desangrado. | A. Sepúlveda

4

La rápida intervención de los agentes de la Policía Local de Palma permitió salvar la vida de un joven que amenazaba con tirarse por el balcón desde un tercer piso en el barrio de Son Cladera la noche del domingo.

Tras romper una cristalera el chico se cortó en un brazo y sufrió un profundo corte. Los funcionarios le realizaron un torniquete y, según los servicios de emergencias, «le salvaron la vida», ya que perdió mucha sangre en la extremidad y podía haber fallecido desangrado.

Hasta el domicilio del afectado también acudieron efectivos de la Policía Nacional y una UVI móvil, encargada de trasladar al joven hasta Son Espases después de estabilizarlo.