Agentes de la Policía Nacional y de la Policía Local de Palma detuvieron a una persona. | Policía Nacional

3

El Grupo II de Estupefacientes, en estrecha colaboración con la Policía Local de Palma, han desarticulado un punto de venta de droga que abastecía de hachís y marihuana a jóvenes que frecuentan el conflictivo parque Wifi.

La única detenida es una mujer española de 32 años, que residía en un piso de la barriada de Foners donde el trasiego de compradores era continuo.

Quejas vecinales

De hecho, la policía tuvo conocimiento de la existencia de ese punto de venta de droga porque algunos vecinos contaron que, día y noche, llegaban compradores a la casa. Algunos se equivocaban de número y molestaban a los residentes. En la tarde del pasado jueves, los investigadores asaltaron el inmueble y encontraron cerca de un kilo y medio de marihuana y hachís, así como dinero en efectivo, varias básculas para pesar la sustancia, dos paquetes de bolsas con autocierre y otros efectos habituales en los puntos de venta de droga. También descubrieron cuarenta dosis ya preparadas y listas para la venta, unas en formatos pequeños y otros con diferentes pesos.

Durante el registro judicial los agentes comprobaron en primera persona que el trasiego de compradores era agobiante y mientras los agentes registraban el piso aparecieron varios de ellos. Enseguida, al ver los chalecos reflectantes, se marcharon del lugar farfullando alguna excusa.

De un tiempo a esta parte, el parque Wifi -ubicado justo delante de la Comandancia de la Guardia Civil- se ha convertido en uno de los puntos más peligrosos de Palma, con peleas, drogas y violaciones.