Imagen de archivo de guardias civiles realizando labores de vigilancia en el Port d’Andratx.  | Michel's

15

De un tiempo a esta parte, el robo de relojes de lujo en el Port d’Andratx se ha vuelto casi una costumbre cada vez que arranca la temporada de verano. Sin ir más lejos, la Guardia Civil investiga dos sustracciones en apenas diez días en ese enclave turístico. El primer asalto tuvo lugar hace diez días y el más reciente la madrugada de ayer viernes. El valor de los dos relojes robados supera los 120.000 euros entre ambos.

A principios de la semana pasada una pareja de turistas denunció la sustracción de un reloj cuyo precio sobrepasa los 100.000 euros. Según fuentes de la investigación, los ladrones usaron uno de los modus operandi más utilizados por este tipo de ladrones. Una moto se paró a la altura de las víctimas mientras paseaban tranquilamente por el Port d’Andratx y con un rápido tirón de la muñeca se apoderaron de su objetivo. Después se marcharon a toda prisa del lugar. Horas después del suceso el Área de Investigación de la Guardia Civil de Calvià asumió las pesquisas.

El segundo episodio tuvo lugar ayer poco después de la medianoche. En esta ocasión cometieron la fechoría haciendo uso de un método más peligroso. Siguieron con el coche a los propietarios del reloj que previamente habían localizado y atravesaron el vehículo al paso de los perjudicados a la altura del Punto Verde de Andratx.

Uno de los delincuentes se apeó del vehículo y en unos pocos segundos ya tenía el botín en su poder, valorado en 20.000 euros. Las víctimas pudieron, a pesar del susto, quedarse con la matrícula y el modelo del turismo de los ladrones. Estos datos fueron puestos en conocimiento de la Policía Local de Andratx, que inició los trabajos para localizar a los sospechosos. Acudieron a su domicilio pero no se encontraban allí.

La Guardia Civil, al igual que en el otro caso, se ha hecho cargo de la investigación. Los dos asaltos, en principio, no guardarían relación entre sí.