Un policía inspeccionando la zona.

3

Agentes de la Policía Local de Santa Margalida y de la Guardia Civil tratan de localizar al atracador que asaltó una joyería a punta de pistola en Can Picafort y dejando al dueño amordazado y atado con bridas.

Noticias relacionadas

A medida que pasan las horas y la investigación avanza se conocen nuevos datos del asalto. El ladrón, de 175 centímetros aproximadamente, llevaba una peluca, pasamontañas e iba sin guantes. Este punto resultará determinante para el esclarecimiento del caso dado que dejó toda la casa y el local lleno de huellas. Su identificación podría saltar en cualquier momento y la detención no se haría esperar. Uno de los datos más preocupantes es que el ladrón podría ser una persona próxima y que conocía perfectamente a los responsables del joyería. Esta información viene avalada porque el atracador utilizó una vivienda anexa para entrar en el local, tenía vigilado al propietario y huyó con el vehículo del mismo.

El atraco se produjo a las 22 horas del sábado, en una joyería ubicada en el Passeig Colón. Los agentes se encontraron con el propietario del establecimiento visiblemente nervioso y muy alterado. Así como pudo, explicó que, instantes antes, un ladrón se había colado en su joyería armado con una pistola. Acto seguido, inmovilizó al joyero, lo amordazó para evitar que gritara y pudiera pedir ayuda y le puso unas bridas en las manos, después se dio a la fuga.