Uno de los detenidos en la operación. | CNP

13

Desarticulada en Palma una peligrosa y muy activa red internacional de carteristas dedicada a desvalijar a turistas en diferentes puntos de la Isla. Agentes del Cuerpo Nacional de Policía y de la Policía Local en Palma asestaron este miércoles un golpe mortal al núcleo central de una organización dedicada al hurto en zonas turísticas. El grupo criminal integrado por 9 carteristas han sido detenidos en el marco de la operación «Transilvania».

A primera hora, los funcionarios policiales procedieron a realizar un dispositivo contra una organización dedicada al hurto a turistas, en la zona del casco antiguo de Palma, establecimientos y diversas zonas costeras de Mallorca. Durante el dispositivo policial conjunto se intervino una importante cantidad de dinero en efectivo y objetos que se están investigando su procedencia.

Los agentes responsables del caso efectuaron hasta siete registros –en un chalé de lujo en s’Arenal de Llucmajor (alquilado) y en diferentes complejos hoteleros– procediendo a la detención de nueve personas. Hasta la fecha, según fuentes próximas a la investigación a la que ha tenido acceso Ultima Hora, hay contabilizadas un total de 20 denuncias.

Dicho grupo delictivo actuaba de forma itinerante por diferentes puntos de la Isla, especialmente en mercadillos, lugares turísticos con gran afluencia de turistas y playas. Uno de los puntos más conflictivos era la zona de Dalt Murada, casco antiguo de Palma, sa Calobra, etc.

Todos los arrestados son de nacionalidad rumana. Esta banda, también se desplazaba a otros puntos de la Península y a las Islas Canarias. La forma de actuación era siempre la misma. Se repartían en parejas (hombre y mujer) para pasar más desapercibidos y así poder introducirse en los grupos de turistas y robarles al descuido. Si alguien se percataba del robo, acudían otros integrantes de la organización para facilitarles apoyo y atemorizar a las víctimas.

En total, se han realizado siete registros y se han intervenido más de 6.000 euros en efectivo, así como divisas de otros tres países, unos 15 teléfonos móviles, así como complementos y prendas de vestir de alta gama presuntamente sustraídos.