Vista exterior del edificio de 12 pisos derrumbado parcialmente al norte de Miami Beach. | Giorgio Viera

1

Los desaparecidos tras el desplome parcial de un edificio residencial en Miami-Dade pueden ser al menos unos 99, según dijo el director de la policía de ese condado del sur de Florida, Feddy Ramírez, citado por medios locales.

Ramírez dijo que se sabe del paradero de 53 residentes del edificio Champlain Towers, pero hay otros 99 de los que no se tienen noticias después del desastre, informó el diario Miami Herald.

Hasta ahora se barajaba extraoficialmente la cifra de 51 desaparecidos, pero sigue sin haber una «cuenta oficial», de acuerdo con Rachel Johnson, directora de comunicaciones de la alcaldesa de Miami-Dade, Daniella Levine Cava.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, informó en una visita al lugar de que los equipos de rescate habían escuchado voces bajo los escombros.

Por ahora, solo se ha confirmado oficialmente la muerte de una persona en el colapso parcial del edificio, de 12 plantas, 40 años de antigüedad y situado en primera línea de playa en Surfside, al norte de Miami Beach.

En total, 55 de los 136 apartamentos de Champlain Towers se vinieron abajo por causas no determinadas sobre las 1.30 (6.30 GMT) en medio de un gran estruendo, que hizo que los residentes creyeran que se trataba de un terremoto, según dijeron algunos de ellos a los medios.

La Cancillería argentina confirmó desde Buenos Aires que hay 10 argentinos desaparecidos y desde Asunción la Cancillería paraguaya dijo que hay 6 desaparecidos de esa nacionalidad, entre ellos Sophia López-Moreira, hermana de la primera dama del país, Silvana López-Moreira, y sus familiares.

Además de la persona fallecida, que fue sacada de los escombros a primeras horas, 10 personas fueron tratadas en el lugar, 2 fueron transportadas a hospitales y 35 rescatadas por los balcones del edificio, según distintas fuentes oficiales.

Las causas están por determinar y el gobernador indicó que hay ingenieros trabajando para averiguar qué pasó, pero indicó que no habrá respuestas inmediatas.

En el lugar los equipos de rescate, dirigidos por los bomberos de Miami-Dade, trabajan incasable pero cuidadosamente, pues existe el riesgo de que el edificio colapse totalmente.