El hombre se entregó el martes por la mañana en la Jefatura de Policía, en Palma. | Ultima Hora

«Estoy arrepentido; he abusado de mi sobrina durante años». Un hombre de nacionalidad ecuatoriana se entregó el martes por la mañana en la Jefatura de Policía de Palma con esta confesión. Los agentes le detuvieron y luego buscaron a la víctima, que confirmó los hechos.

El individuo subió la escalera de las dependencias policiales de la calle Simó Ballester y cuando le tocó el turno con el agente de guardia hizo su sorprendente confesión.

Tenía doce años

Acto seguido quedó arrestado y los expertos de la UFAM (Unidad de Atención a la Familia y Mujer) se hicieron cargo de la investigación. El sospechoso relató que durante seis años abusó sexualmente de su sobrina, que al principio de los hechos era menor y tenía doce años. Insistió en que nunca utilizó la violencia con ella y que al principio se trató de algunos tocamientos y después consumó las relaciones sexuales.

Según parece, en cambio, la confesión del violador no fue tan espontánea como en un principio podía parecer. La víctima había decidido denunciarlo, tras acudir a un psicólogo y relatar los hechos a su familia. La policía no descarta que él quisiera adelantarse para acogerse a los beneficios penitenciarios de una confesión. El caso no está cerrado ya que se investiga si el acusado pudo abusar sexualmente también de su expareja.

Nada más tener conocimiento de lo ocurrido, los policías citaron en las dependencias policiales a la víctima y a su entorno familiar para tomarles declaración. Las diligencias policiales han sido entregadas en un juzgado de Instrucción a la espera de que concluyan las declaraciones de todos los testigos citados.