La Guardia Civil se ha hecho cargo de la investigación por la muerte de la señora en Alaró. | A. Sepúlveda

1

La Policía Judicial de la Guardia Civil abrió una investigación este miércoles para esclarecer las causas de la muerte de una mujer en su finca de Alaró. El cadáver estaba momificado y todo apunta a que llevaba semanas o meses sin vida.

Los agentes tuvieron noticias de que una señora suiza nacida en 1929 llevaba meses sin ser vista en el pueblo. Residía en una casa de las afueras, y cuando los funcionarios acudieron a la vivienda se encontraron con el cuerpo en avanzado estado de descomposición. El forense de guardia examinó los restos y en principio no se hallaron indicios inquietantes, por lo que la principal hipótesis es que la mujer, que vivía sola y era mayor, pudo morir de forma natural y después nadie se percató de lo ocurrido, por lo que fueron pasando las semanas y el cuerpo se momificó.

Para hoy está previsto que se le practique la autopsia, que podrá confirmar la hipótesis de trabajo de los investigadores. En cualquier caso, los agentes –siguiendo el protocolo habitual en estos casos– registraron toda la casa para reconstruir las últimas horas de la señora y realizaron un reportaje fotográfico. En principio, no se halló nada desordenado o sospechoso. También buscaron a los vecinos –que están relativamente lejos– para poder aclarar cuándo fue la última vez que la vieron con vida en Alaró.