El arresto fue practicado por agentes del Cuerpo Nacional de Policía. | A. Sepúlveda

3

Un moldavo, de 41 años, ha sido detenido por agentes del Cuerpo Nacional de Policía como presunto autor de una tentativa de homicidio tras asestar un corte de 15 centímetros en el cuello a uno de sus compañeros de piso mientras dormía en una vivienda de acogida en Camp Redó por un cigarro.

Los hechos tuvieron lugar el miércoles día 9 de junio, sobre las 5:10 horas de la madrugada. La sala del 091 recibió una llamada en la que se alertaba de que se había producido una agresión grave con arma blanca en la citada casa de acogida.

Una patrulla se personó en el lugar y se entrevistó con la víctima que presentaba una gran corte en el rostro que sangraba de forma abundante. El herido, así como pudo, explicó a los policías que mientras estaba durmiendo en su cama se despertó con un gran dolor en el cuello, saliendo de la habitación uno de los moradores a toda prisa.

Los agentes taponaron la herida y solicitaron la asistencia urgente de una ambulancia del SAMU-061. A su llegada, los médicos estabilizaron al paciente y lo trasladaron hasta el hospital de Son Espases. Presentaba una herida incisa de 15 centímetros de longitud desde la parte inferior del oído hasta el cuello.

Los policías consiguieron localizar al autor, que presentaba un corte en uno de sus dedos de la mano derecha procediendo a su arresto. Los funcionarios policiales localizaron también una navaja que, supuestamente, fue la utilizada en la agresión. Se trata de un arma blanca de unos 40 centímetros de longitud. El motivo de la pelea fue una discusión absurda por un cigarrillo.

El presunto autor de los hechos pasó a disposición judicial y el juez de guardia le envió a prisión.