Imagen del accidente. | Bombers de Palma

27

Bebida, drogada y en dirección contraria. Una conductora kamikaze sudamericana ha sido imputada por la Guardia Civil después de que en la madrugada de este sábado circulara en dirección contraria por la vía de cintura de Palma y acabara estrellándose contra otro coche. El accidente se saldó con dos heridos, uno de ellos de gravedad, y con la acusada milagrosamente ilesa.

De acuerdo con los datos facilitados por los equipos de emergencia, los hechos ocurrieron a las cinco de la madrugada, cuando un Mercedes Clase A de color rojo se adentró en la vía de cintura y circuló a lo largo de dos kilómetros y medio en dirección contraria.

A la altura del cuartel militar Jaime II, cerca de Génova, un turismo que circulaba correctamente se las encontró de frente y no las pudo esquivar.

Destrozados

La colisión fue tremenda y ambos automóviles quedaron destrozados. La que tuvo más suerte, paradójicamente, fue la conductora kamikaze, que salió ilesa después de que se activara su airbag. Junto a ella, de ocupante, viajaba otra mujer extranjera, que quedó atrapada entre el amasijo de hierros, en estado grave. El conductor del coche gris también sufrió contusiones de consideración.

Hasta el kilómetro 9.200 de la vía de cintura se desplazaron patrullas de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil y de la Policía Local de Palma, que apoyaron en los primeros momentos. Los bomberos liberaron a la mujer atrapada y las ambulancias atendieron a los dos heridos.

Ese tramo quedó cortado a la circulación para que los efectivos de emergencias pudieran trabajar sin problemas y durante una hora la circulación fue desviada por la rotonda de Génova. La conductora ha sido imputada por la Benemérita por conducción temeraria e ir bebida y drogada.