Celestino Rodríguez, el asesino de la Colònia de Sant Jordi, durante el juicio. | A. Sepúlveda

0

Celestino Rodríguez, el asesino de la Colònia de Sant Jordi, ha sido condenado a veinte años de prisión por matar a puñaladas a Veronika Hoffmann, con la que convivía, el 22 de septiembre de 2019.

El pasado jueves día 27, el tribunal del jurado declaró culpable a Celestino, de 60 años. Días después de conocer el veredicto, la magistrada Raquel Martínez ha dictado la sentencia: 20 años de prisión por el delito de asesinato con alevosía con la agravante de género y la atenuante analógica de confesión tardía. Asimismo el hombre deberá abonar 100.000 euros a cada uno de los dos hijos de la víctima.

Juicio
Durante el juicio, celebrado la pasada semana en la Audiencia Provincial de Palma, Celestino Rodríguez, negó que tuviera intención de matar aquel día a puñaladas a Veronika, pero lo hizo. El 22 de septiembre, a las 6.30 horas, los gatos habían defecado por todo el apartamento, en la Avenida Primavera, y el hombre y la mujer iniciaron una discusión. «Me tomé cuatro o cinco copas y acabé con ella. Sí, la maté, pero es que me volvió loco», apuntó. Una locura, según él, que le va a llevar a pasar dos décadas en la cárcel.