Los cuatro acusados en el juicio celebrado en Vía Alemania. | Alejandro Sepúlveda

24

«Este señor me exigía 8.000 euros a cambio de salir del edificio». El promotor de un inmueble, que fue okupado en la calle Emili Darder de Palma, se dio la vuelta ayer en el juicio y señaló al presunto cabecilla del grupo, José G., «el que llevaba la voz cantante».

La jueza del Juzgado de lo Penal 4 le pidió que dijera su nombre y el denunciante contestó que no tenía «el gusto de conocerlo».

–Ni falta que hace–, añadió la magistrada.

El perjudicado recordó que las viviendas, de obra nueva, estaban a punto de ser entregadas a los compradores cuando cuatro personas, tres hombres y una mujer, las okuparon el 6 de mayo de 2020. «Me dijeron que si no les pagaba 8.000 euros no se iban de allí. A las buenas o a las malas», manifestó durante su declaración.

«Yo soy un simple promotor que he arrancado de cero. He trabajado en Emaya, he sido albañil... esta gente me hubiese arruinado si hubiese okupado el edificio. Me parecía desmesurado pagarles 8.000 euros, pero me dijeron que de allí no se movían. La ruina hubiese sido de 800.000».

El edificio, según relató el promotor, se encontraba cerrado, pero forzaron el bombín de la puerta de entrada y accedieron al interior.

Detective

Los acusados, que han consignado entre 1.000 y 2.000 euros antes del juicio, reconocieron que okuparon el inmueble, pero negaron que extorsionaran al denunciante. «El promotor y el detective nos ofrecieron 1.000 euros a cada uno para que abandonáramos el edificio y yo les dije que nos dieran 2.000 a cada uno», explicó el supuesto cabecilla.

La Fiscalía reclama condenas de entre 2 años y medio de cárcel y tres años y nueve meses para los investigados. Además, el ministerio público solicita multas y que devuelvan al promotor los 8.000 euros, además de indemnizarle con 6.000 por los gastos en detectives, vigilantes de seguridad y en reparar los bombines de las puertas. El juicio quedó ayer visto para sentencia.

PALMA. OKUPAS. Los promotores piden contundencia para evitar el asalto de viviendas. Desokupado.
El edificio de nueva construcción okupado. Foto: J. MOREY