Agentes de la Policía Nacional durante los registros en Son Banya. | Alejandro Sepúlveda

9

Nuevo golpe al tráfico de drogas en Son Banya. Agentes del Grupo I de Estupefacientes de la Policía Nacional han culminado la cuarta fase de una macrooperación policial que se está realizando en diferentes puntos de la Isla. En esta ocasión, los investigadores practicaron seis registros domiciliarios y se incautaron de algo más de un kilo de cocaína y diversas dosis de heroína, además de diversas cantidades de dinero en efectivo. Durante el dispositivo se detuvieron a dos mujeres, una española de etnia gitana y una colombiana, ambas acusadas de un presunto delito de tráfico de drogas.

Esta cuarta fase se suma a los ocho kilos y medio de cocaína de gran pureza, algo más de seis kilos de hachís y cinco personas detenidas de la macrooperación realizada hace menos de un mes en Mallorca. La Policía Nacional ha descubierto que importantes clanes de la Isla han configurado una particular ‘UTE’ (Unión Temporal de Empresas) con el propósito de comprar grandes partidas de cocaína de forma conjunta. El motivo de dicha unión no es otro que aprovechar la adquisición de droga, al por mayor, a un mejor precio y las rutas de entrada de la droga en el Archipiélago balear. A consecuencia de las medidas sanitarias provocadas por la COVID-19, como el toque de queda, las restricciones de movilidad y una reducción considerable de rutas aéreas y marítimas, los narcos llevan meses con serios problemas para abastecer las Islas con cocaína y heroína de calidad.