Tras el tiroteo mortal se vivieron momentos muy tensos en el barrio del Pilar de Ciudad Real entre clanes gitanos enfrentados. | Efe

45

La Guardia Civil y la Policía Nacional, en alerta. Las fuerzas y Cuerpos de Seguridad están siguiendo muy de cerca la huida a Mallorca a más de 50 miembros de distintos clanes gitanos que escaparon de Ciudad Real tras el tiroteo mortal del pasado 3 de mayo.

Tal y como adelantó ayer en exclusiva Ultima Hora, cuatro de ellos ya han sido arrestados por la Benemérita en la Isla, por okupar un chalet entre Algaida y Montuïri e intentar atropellar al dueño de la finca y a otro familiar, que los sorprendieron en el interior. Los acusados pasaron a disposición judicial el jueves en Instrucción 7 y quedaron en libertad con cargos. Al parecer, declararon que estaban muy asustados y temían por sus vidas, y que por ese motivo se habían marchado precipitadamente de Ciudad Real a la Isla. Sin embargo, los investigadores han averiguado que no fueron los únicos en tomar esa drástica decisión.

Huida masiva en barco

Entre los días 7 y 8 de este mes, más de medio centenar de miembros de distintos clanes gitanos viajaron hasta Dénia, en Alicante, y tomaron un barco con destino al puerto de Palma. Una vez en la Isla, se dispersaron por Alcúdia, Algaida, Palmanova y la Platja de Palma. Los investigadores creen que la mayoría de ellos no tiene un alojamiento, por lo que temen que estén okupando viviendas deshabitadas. En este sentido, no descartan que hayan recibido información de otros clanes asentados en Mallorca sobre posibles casas vacías.

Este viernes, la Oficina Periférica de Comunicación (OPC) de la Comandancia palmesana confirmó la detención de los cuatro familiares de etnia gitana por el intento de atropello de Algaida. Y confirmaron que los acusados «se acababan de establecer en Mallorca provenientes de la Península, con numerosos antecedentes por hechos similares en varias provincias pertenecientes a la comunidad de Castilla y la Mancha».

Noticias relacionadas

El tiroteo mortal del barrio del Pilar, en Ciudad Real, provocaron gravísimos disturbios y venganzas entre los clanes enfrentados, que quemaron casas y coches. La Policía Nacional y la Policía Local tuvieron que montar un dispositivo especial, desplegando a todas las unidades disponibles, y la subdelegada del Gobierno en Ciudad Real, Mari Ángeles Herrero, y la alcaldesa de la capital ciudadrealeña, Pilar Zamora, tuvieron que hacer un llamamiento a la calma.

Desalojan una casa que los clanes habían ocupado en la Platja de Palma

A primera hora de la tarde de ayer numerosos agentes de la Policía Nacional acudieron a una casa okupada de la Platja de Palma, en un pinar junto a un conocido hotel, y desalojaron a una docena de integrantes de un clan gitano. Al parecer, se trata de uno de los grupos que viajó hace unos días a Mallorca desde Dénia tras huir de Ciudad Real. En el tiroteo murió un hombre de 46 años.

La casa okupada. Foto: A.SEPÚLVEDA