El imputado, en un juzgado de lo Penal. | Juan P. Martínez

4

Un joven aceptó este martes un juzgado de lo Penal de Palma dos años de prisión tras reconocer que entró a robar en las instalaciones de un centro de formación profesional de sa Pobla la tarde del 17 de marzo de 2018.

El acusado, de origen marroquí, se coló por una ventana y accedió a la secretaría tras romper de una patada la puerta. Allí encontró la caja de seguridad, que fracturó para apoderarse de 733,52 euros. Para intentar no ser identificado dañó una cámara de seguridad del centro.

Inicialmente la Fiscalía solicitaba para el joven cuatro años de cárcel. El abogado del procesado, David Colom, alcanzó un acuerdo con el ministerio público para rebajar la pena inicial y también para que esta quedara suspendida por un plazo de tres años. Para ello el imputado no podrá delinquir en ese periodo y abonar la responsabilidad civil de 1.139 euros en siete meses.