El coche, al parecer, pertenece a un jugador de fútbol del Collerense. | Redacción Sucesos

0

Los Bomberos y la Policía se movilizaron en la noche de este viernes para controlar un conato de incendio que se declaró en un coche estacionado frente a una casa, en la barriada palmesana del Coll den Rabassa.

Pasadas las diez de la noche, los dueños de la vivienda advirtieron un inquietante olor a quemado y poco después una peatón llamó a la puerta de su chalet para alertar de que un Ford Mondeo estacionado justo delante se estaba pegando fuego.

El 112 puso en marcha un dispositivo de emergencia y la rápida actuación de los bomberos y los vecinos impidió que el fuego se propagara. El coche, al parecer, pertenece a un jugador de fútbol del Collerense, que estaba entrenando en el campo ubicado frente a la calle Can Caimari, donde se produjeron los hechos. El joven corrió a interesarse por lo ocurrido, muy afectado y con las manos en la cabeza: «¿Pero qué ha pasado?».