El acusado, en el juicio que se celebra la mañana de este jueves en la Audiencia de Palma. | A. Sepúlveda

0

–¿Con esta denuncia has ganado algo?, preguntó el fiscal Adrián Massanet a una joven que denunció a su primo por violación en un domicilio de Artà.

–Sí, que se haya acabado todo... sea como sea.

La perjudicada declaró, a través de una videoconferencia, en el juicio celebrado ayer en la Audiencia de Palma. La chica, que entonces tenía 15 años, explicó que el 1 de abril de 2016 fue a casa del procesado a buscar a su primo pequeño. El menor no estaba y subió a la habitación del acusado para saludar.

«Estuvimos hablando en la cama y me empezó a hacer un masaje. Le pedí que parara y me contestó que no. Me forzó y le dije que, al menos, se pusiera preservativo y cuando volvió ya no pasó nada más. Esa fue la única vez que hubo penetración, pero no la única que me había hecho cosas», relató la denunciante, que sigue en tratamiento psicológico.

La joven añadió que intentaba no coincidir nunca a solas con su primo. «Le presenté a bastantes chicas porque cuando se echaba novia desaparecía durante un tiempo».

El acusado, de 22 años, aseguró que las relaciones fueron consentidas. «Hubo un tonteo entre los dos. Cosquillas, un beso por aquí...», declaró. «Nos tumbamos en la cama, comenzamos a tocarnos y me preguntó si tenía un preservativo. Yo le dije que sí y mantuvimos una relación sexual. Fue una tontería de los dos. No sé por qué pasó. No pensamos, lo hicimos y ya». El joven manifestó que no entiende qué beneficio quiere sacar su prima denunciándole. «Fue un error de los dos, no solo mío».

El fiscal pide 14 años de cárcel para el acusado por un delito de agresión sexual a menor de 16 años y que indemnice a la víctima con 6.000 euros por los daños morales.