Tres de los cinco detenidos fueron enviados a prisión por el juez de guardia. | Policía Nacional

«Dejadme en paz. Sólo quiero que me dejéis tranquilo». Estas eran las frases más repetidas por parte de un adolescente de tan sólo 14 años a sus 'secuestradores' y extorsionadores. Durante algo más de un mes, este chico tuvo que soportar amenazas de muerte y agresiones físicas.

El juez de guardia envió este pasado martes a prisión a tres hombres, todos ellos de nacionalidad española, acusados de extorsionar a un menor de forma continuada y prolongada en el tiempo.

El principal investigado, de 21 años, es un conocido cantante y youtuber de Mallorca. Está acusado de los delitos de detención ilegal, extorsión, robo con violencia, delito contra la intimidad y reclamación judicial. Durante el operativo policial también se procedió al arresto cuatro personas más.

Los hechos comenzaron hace un mes cuando la víctima conoció al youtuber a través de un amigo que le seguía por redes sociales. Un día, en el párking de un centro comercial de Son Rapinya, el ahora detenido sin mediar palabra alguna agredió a la víctima y le exigió que le tenía que entregar 600 euros ya que le habían robado el móvil.

Noticias relacionadas

Las amenazas prosiguieron a través de redes sociales hasta que consiguió que la víctima entregara el dinero. Al cabo de unos días, la historia se volvió a repetir solicitando nuevas cantidades económicas. La situación se volvió insostenible para el menor, ya que dos de los acusados le llegaron a privar de libertad subiéndole a un coche a punta de navaja, trasladándolo al barrio de Son Gotleu al mismo tiempo que le amenazaban con llevarlo a Son Banya donde unos amigos lo iban a matar.

Durante el trayecto, el cabecilla sacó una pistola y apuntó al menor efectuando un disparo al suelo junto a sus pies comprobando la víctima en ese momento que el arma era de aire comprimido. Llegado el momento, le sustrajeron al menor su teléfono móvil con el que accedieron a sus redes sociales prosiguiendo con su extorsión.

Los agentes del grupo de Atracos se hicieron cargo de las investigaciones y pudieron identificar a las cinco personas , comprobando que se habían producido seis encuentros con el menor y que éste había entregado dos mil euros, además de la sustracción de su teléfono móvil.

Los funcionarios policiales comprobaron como al cantante youtuber le constaban tres reclamaciones judiciales; dos de ellas por quebrantamiento y una por robo con violencia, comprobando como ya había sido detenido por un hecho similar en septiembre del año pasado siendo la víctima también menor de edad.

Los policías tuvieron conocimiento como el principal investigado y su pareja se habían agredido mutuamente, presentando la mujer lesiones, motivo por el cual ambos fueron también detenidos como presuntos autores de un delito de malos tratos causados recíprocamente.