La caza de jilgueros para cría en cautividad está prohibida en Baleares desde 2017. | Ray Jennings

6

La Fiscalía reclama una condena de catorce meses de prisión y una multa de 3.600 euros a un hombre acusado de cazar jilgueros con liga en Palma. El acusado ha sido juzgado esta mañana en ausencia después de que no compareciera en el juicio. Fue descubierto en dos ocasiones por agentes de Medi Ambient del Consell Insular con una jaula con un pájaro como reclamo y varillas impregnadas con pegamento para capturar a las aves.

El primer episodio ocurrió el 12 de diciembre de 2018 en un parque en el Polígono de Llevant de Palma. Una llamada avisó por teléfono a los guardias de Camp. Cuando uno de ellos llegó vio al acusado en unos matorrales. Al revisar el lugar encontró la jaula con el animal que se usa como señuelo y las varillas con el pegamento. El segundo suceso fue unas semanas después en el polígono de Son Morro. También había colocado el reclamo y había distribuido los palos con la liga en las ramas de un naranjo. Sin embargo, los agentes no le descubrieron en ninguna de las dos ocasiones animales capturados.

La caza de jilgueros para cría en cautividad está prohibida en Baleares desde 2017, momento en el que se dio especial protección a esta ave. También es ilegal la utilización de liga como método de caza al tratarse de un sistema indiscriminado que puede afectar a especies protegidas. Por ese motivo, la Fiscalía sostiene que es autor de un delito contra la fauna.

La defensa planteó la absolución porque no se ha acreditado que capturara a ningún animal. También esgrime una sentencia del Supremo que absolvió a un acusado en un supuesto similar al entender que había empleado una pequeña cantidad de pegamento.