El empresario, al fondo de la imagen, durante el juicio en Palma. | A. Sepúlveda

0

El encargado de un pub acusado de encubrir a uno de sus empleados por la muerte de un turista británico en Magaluf en abril de 2018 ha rechazadl este miércoles ante el Tribunal del Jurado que en algún momento se negara a entregar las imágenes a la Guardia Civil o que afirmara que el sistema de grabación estuviese averiado.

El hombre, que se enfrenta a 20 meses de prisión, ha declarado en la mañana de este miércoles en la tercera sesión de la vista, que se lleva a cabo en la Audiencia de Palma. Está imputado él por un delito de encubrimiento y el que era uno de sus empleados, de origen británico, en un local de Punta Ballena por el homicidio.

El procesado ha declarado a preguntas de la fiscal que no supo lo que había pasado a escasos metros de su local. «Hubo un altercado, pero yo estaba dentro. Salí al ver mucho revuelo y vi un chico en el suelo, pero yo no le hice nada ni supe lo que había pasado», ha reconocido.

El juicio se está celebrando desde el pasado lunes y está previsto que se prolongue hasta la semana que viene. El principal acusado, de 36 años, negó durante las dos vistas previas su participación en la muerte del turista y que su participación en los hechos se limitó a sujetar a la víctima para evitar que golpeara a su mujer. La Fiscalía pide para él doce años de prisión.