El vecino de Consell fue trasladado urgentemente a Son Espases, donde falleció días después. | M. À. Cañellas

15

Toni Ripoll 'Collet', un conocido vecino de Consell de 49 años, ha fallecido en Son Espases después de sufrir una caída con su patinete eléctrico en una calle del pueblo y recibir un fuerte golpe en la cabeza. Se trata de una de las primeras víctimas mortales por siniestros con este tipo de vehículos de movilidad personal (VMP) registradas en Mallorca.

De acuerdo con los datos facilitados este martes a Ultima Hora, el hombre trabajaba en el aeropuerto de Palma y el pasado jueves acudió a una comida en Binissalem. De vuelta a su casa, en Consell, se subió a su patinete eléctrico y cuando circulaba por las inmediaciones del depósito de agua sufrió una caída.

Golpe en la cabeza

En el accidente parece ser que no se vio implicado ningún otro vehículo, pero al caer el piloto se golpeó en la cabeza y empezó a sentirse mal. Poco después empezó a vomitar y luego fue evacuado hasta un centro hospitalario. Su estado no mejoró y los facultativos no podían operarle, hasta que el lunes se confirmó su muerte.

Ahora, al tratarse de un accidente de circulación en el casco urbano, está previsto que la autoridad judicial encargue a la Policía Local de Consell un informe sobre las causas del siniestro. Asimismo, citarán a declarar a los testigos de la caída en el caso de que los hubiera. La muerte de ‘Collet’ ha causado honda consternación en el pueblo, donde era muy conocido y apreciado por sus vecinos. Sus allegados contaron ayer que en unos días cumplía el medio siglo de edad y que para este domingo le habían preparado una comida para celebrarlo.

En Palma, la Policía Local ha detectado un aumento considerable de los accidentes de patinetes eléctricos, que chocan con peatones o con coches. Aunque la mayoría de percances son de carácter leve. Las quejas de ciudadanos también se han disparado en los últimos meses, porque algunos pilotos siguen moviéndose por las aceras.

Sus compañeros del aeropuerto le rinden homenaje

La víctima mortal del accidente con el patinete eléctrico trabajaba en el aeropuerto de Son Sant Joan, en el departamento de equipaje. Sus compañero, tras conocer el fallecimiento, escribieron sentidos mensajes en Facebook y en otras redes sociales: «Hemos perdido a un gran amigo». En Consell era conocido como ‘Collet’, pero en el aeropuerto sus amigos le apodaron ‘El Chino’. El hombre era muy querido entre sus compañeros: «Era buena persona y buen compañero, descanse en paz».