El incidente tuvo lugar en marzo de 2020. | A. Sepúlveda

3

Un preso de la cárcel de Palma, de nacionalidad española, ha sido condenado al pago de una multa de 180 euros por provocar daños en la ventana de la celda, que acabó rompiendo, donde se encontraba la tarde del 12 de marzo del pasado año. Además de la multa deberá pagar 56,30 euros por los desperfectos.

El acusado, que sigue en la cárcel, se declaró este martes culpable, a través de videoconferencia desde el centro penitenciario, de un delito leve de daños y aceptó la pena impuesta, a la que se llegó tras un acuerdo entre las partes antes de la vista.

El incidente tuvo lugar sobre las 19.45 horas del 12 de marzo de 2020. El preso, de 29 años, se encontraba en su celda cuando de repente empezó a gritar y propinar múltiples golpes a la ventana de la celda, que acabó rota. La furia no acabó ahí, ya que también dio reiteradas patadas a la puerta. Varios funcionarios del centro penitenciario lograron reducirlo.

Este martes, en una sala de lo Penal de Vía Alemania, el imputado admitió los hechos a través de videoconferencia desde la cárcel. Antes de celebrarse el juicio el ministerio fiscal pedía para el imputado un año de cárcel. Su defensa alcanzó un acuerdo con el fiscal y la pena quedó en una multa de 180 euros tras modificarse el delito, que pasó de daños a leve de daños.