Los acusados el día de la vista en Palma. | Juan P. Martínez

6

Admitieron que estuvieron el día y a la hora de los hechos en Magaluf, pero que no agredieron a nadie. Lo mantuvieron desde el principio, pero el caso llegó a juicio en Palma. En la vista, la víctima, propietario de un bar en Magaluf, no los reconoció. «No recuerdo nada. Ni una cara», dijo.

Ya hay sentencia y la juez de lo Penal número 2 ha absuelto a los dos imputados, defendidos por el abogado Santiago Escalas, al considerar que «no se ha acreditado de un modo fehaciente la participación de los acusados en los hechos que se les imputa».

Sobre las 6.00 horas del 15 de agosto de 2018, los dos jóvenes, que en el momento de los hechos eran militares en prácticas, se dirigían hacia el coche, que tenían estacionado a unos metros de donde ocurrió el incidente. Uno de ellos tropezó con una papelera. Segundos después salió el dueño de un bar con una escoba en la mano. «Al querer golpearme con el palo lo paré y seguimos nuestro camino», explicó uno de los jóvenes.

Lo cierto es que alguien agredió al varón, que sufrió diversas heridas, pero, según el fallo, no fueron los imputados. El perjudicado no los reconoció y en el vídeo que se grabó del incidente no aparecen golpeándolo.

La Fiscalía solicitaba para los procesados tres años de prisión y el pago de una indemnización de 21.192 euros.