El conductor ha colgado en redes sociales un vídeo en el que se le ve conduciendo a más de 200 kilómetros por hora en varias vías de Palma. | Redacción Sucesos

50

Nada que envidiar tiene el protagonista de esta historia al mítico Matías 'El humilde' (para quienes no lo conozcan, un amante de la aceleración que se grababa a grandes velocidades con coches caros para luego subir sus 'hazañas' a redes sociales). El joven mallorquín que aparece en el vídeo no ha escogido bien a quién imitar y ha colgado un vídeo en el que circula a más de 200 kilómetros por hora por la Vía de Cintura de Palma y por la autopista de Llucmajor.

Las imágenes no tardaron en hacerse virales y en llegar a manos de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil. El propietario del vehículo, que ya ha sido identificado, es el dueño de un Nissan GTR de color gris del 2009. Fuentes próximas al caso han confirmado a Ultima Hora que también la Policía Local tiene constancia de que ese vehículo podría estar implicado en conducciones temerarias practicadas en el Polígon de Can Valero.

En el vídeo publicado por el propio propietario del vehículo puede apreciarse que a su paso por la Vía de Cintura, limitada al tráfico a 80 kilómetros por hora desde febrero, el coche circulaba a más de 200 km/h. Además, puede verse con total claridad, las diferentes señales verticales que marcan los límites permitidos de velocidad de la citada vía.
El artículo 378.1 del Código Penal contempla que todos aquellos conductores en los que la velocidad supere «en 60 kilómetros por hora en vía urbana o en 80 kilómetros por hora en vía interurbana la permitida reglamentariamente», estarán cometiendo una falta muy grave.

En este caso, conducir a 211 kilómetros por hora en una vía cuyo máximo es de 80 supone un exceso de velocidad es considerado como un delito, el conductor puede enfrentarse a las siguientes sanciones: pena de prisión de 3 a 6 meses, multa de 6 a 12 meses o trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días. Privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores entre uno y cuatro años.

La Guardia Civil ya está analizando el contenido de las imágenes y está previsto que en las próximas horas o días se proceda a la imputación del sospechoso.