El asalto ocurrió cerca del cuartel de San Fernando de la Policía Local de Palma en 2018. | A. Sepúlveda

4

Cuatro jóvenes se enfrentan a seis años y dos meses de cárcel por atracar a una chica junto al cuartel de San Fernando de la Policía Local de Palma. La Fiscalía pide una condena de un año y 10 meses de cárcel para dos de los acusados, que actuaron con pasamontañas, y un año y tres meses de prisión para los otros dos investigados.

El ministerio público reclama una multa de 1.350 euros por un delito leve de lesiones. Los procesados deberán indemnizar a la víctima con 2.000 euros por el perjuicio psicológico ocasionado y 50 euros por las lesiones. El juicio se celebrará la próxima semana en un juzgado de Palma.

El atraco ocurrió sobre las 1.00 horas del 3 de enero de 2018. Los cuatro acusados elaboraron un plan de actuación para robar el bolso a la víctima, una chica que conocían, según la versión de la Fiscalía. Uno de los sospechosos quedó con la víctima e informó a sus compinches de la ubicación.

El joven la entretuvo hasta que dos de los acusados, que iban con pasamontañas, la abordaron por la calle Dragonera de Palma. Le propinaron un fuerte tirón del bolso, pero no lograron arrebatárselo. Uno de ellos perdió su propio móvil durante el forcejeo y la víctima se lo entregó al chico con el que había quedado.

El presunto delincuente que perdió el móvil regresó al lugar en el que se encontraban y cogió a la joven por el cuello para exigirle repetidamente que le entregara su móvil. El acusado que acompañaba a la perjudicada le conminó a que abandonara el lugar y le dejó el teléfono que se le había caído durante el forcejeo bajo una furgoneta.

La víctima sufrió lesiones en el cuello a consecuencia del agarrón de uno de los sospechosos, así como un ataque de ansiedad y trastorno postraumático a consecuencia de estos hechos.

Una cámara de seguridad captó el momento en el que dos chicos con sudadera, capucha y pasamontañas abordaron a la joven para robarle el móvil. La grabación permitió a la Policía Nacional detener a los asaltantes.