Un interno de un centro de menores de Palma, detenido por una brutal agresión a un monitor

| Palma |

Valorar:
La Policía Nacional procedió a la detención del menor argelino en Palma.

La Policía Nacional procedió a la detención del menor argelino en Palma.

A. Sepúlveda

Un menor argelino de un centro tutelado de Palma fue detenido este martes al mediodía por la Policía Nacional tras una brutal agresión a un monitor, al que supuestamente golpeó en el pecho. El educador fue trasladado con urgencia hasta el hospital de Son Espases porque estaba convulsionando.

Según pudo saber este periódico, los hechos ocurrieron en un centro especial de una barriada palmesana, cuando el menor magrebí se puso muy violento y comenzó a amenazar de muerte a uno de los monitores, al que espetó: «Te rajaré». A continuación, cuando la víctima y otra educadora que estaba presente trataban de calmarle, el adolescente le propinó un fortísimo puñetazo en el pecho, que provocó que el trabajador se desplomara en el suelo.

Alarma

Los propios responsables del centro pidieron ayuda y en pocos minutos llegaron al edificio tres patrullas de la Policía Nacional y una ambulancia, que se encontró que el monitor estaba conmocionado y sufría un dolor agudo en el pecho. Había perdido la conciencia por momentos, acompañado de náuseas, y los médicos determinaron que era necesario evacuarlo sin demora a Son Espases porque estaba comenzando a convulsionar. Antes de evacuarlo, lo inmovilizaron en una camilla para que no se golpeara contra el suelo debido a la crisis que estaba sufriendo. De forma paralela, los agentes se entrevistaron con la testigo, que les relató los detalles del violento episodio. Después, procedieron a la detención del inmigrante, que al parecer lleva poco tiempo en el centro de menores pero ya ha protagonizado algunos altercados y tiene un carácter muy violento.

La Fiscalía de Menores ha sido informada de la detención del sospechoso y en las próximas horas se determinará si ingresa en Es Pinaret, en Marratxí, o si por el contrario regresa al centro especial de Palma. El interno está acusado de un delito de agresión y otro de amenazas de muerte.