Los hechos denunciados ocurrieron en la plaza de la Vila. | Redacción Sucesos

11

Los vecinos de Santa Margalida están en alerta por un presunto acosador de 70 años que anda suelto por el pueblo. El lunes a mediodía, en la plaza de la Vila, invitó a dos menores de 9 años a ir a su casa tras ofrecerle caramelos. Las menores aterrorizadas echaron a correr y el hombre fue tras ellas, pero no pudo alcanzarlas. Los padres de las dos muchachas acudieron a la Guardia Civil para denunciar los hechos.

Este martes el sospechoso seguía circulando por el mismo lugar donde ocurrió el incidente, provocando la indignación de los progenitores. «No podemos entender cómo un día después de decirle eso a nuestras hijas, y haberlo denunciado, pudo regresar al mismo sitio tan tranquilo», explica a Ultima Hora uno de los padres de las niñas.

Caramelos

Los hechos se remontan al mediodía del lunes de Pascua. Las dos niñas habían quedado en la plaza de la Vila para jugar. Mientras lo hacían, un hombre, de unos 70 años, ofreció caramelos a una de ellas. La menor los cogió y los tiró al suelo. Asustada se lo dijo a su amiga y se fueron de allí. El varón las siguió y se dirigió a ellas. «¿Queréis venir esta tarde a mi casa así vestidas? Lo pasaremos bien». Las niñas se lo contaron a sus padres, que horas después decidieron ir a buscarlo para pedirle explicaciones. Ambos movilizaron a una veintena de personas esa misma tarde y consiguieron retenerlo hasta que llegaron efectivos policiales, que se llevaron al hombre.

Una testigo de lo sucedido les comentó a los progenitores que años atrás le hizo lo mismo a ella. Y que sabía de más casos ocurridos en los últimos tiempos. La sorpresa llegó este martes cuando, ni 24 horas después, las menores se volvieron a topar con el hombre. «Es increíble que no hagan nada ni tomen ninguna medida con este señor; es un peligro para todos en el pueblo» se lamenta uno de los denunciantes, que avisa a sus vecinos. «Tienen que estar pendientes de sus hijas pequeñas. El lunes le pasó a la mía pero este hombre sigue como si nada y le puede ocurrir a cualquiera», apunta. La Guardia Civil está investigando lo sucedido.